miércoles, 10 de junio de 2009

Un material que evita las explosiones

Explocontrol un material que evita las explosiones de los depósitos de combustible y de las bombonas de gas.

Se llama Explocontrol, y es una aleación de aluminio, magnesio, hierro y algunos elementos más que el propio inventor no desea desvelar. "Es un secreto profesional", asegura.

La clave de Explocontrol que se aplica en forma de malla o de pequeñas bolas introducidas en el depósito o en la bombona se encuentra en la gran conductividad del aluminio que absorbe la energía de la onda de presión que se produce, por ejemplo, dentro de un tanque cuando se inflama el combustible que hay en su interior. "De esta forma se interrumpe la energía necesaria para que continúe la reacción y, por lo tanto, no hay explosión", explica el inventor.

Un ejemplo es el que llevaba el automóvil del entonces candidato a presidente del Gobierno, José María Aznar, cuando fue víctima de un atentado de ETA en abril de 1995. En este caso, no pudo evitarse que la bomba terrorista explotara, pero sí se impidió que estallase el depósito de combustible del vehículo y su posterior incendio.

El coste para incorporarlo a los automóviles sería bastante barato; por ejemplo, si un coche con un depósito de unos 50 litros lo tuviera de serie, costaría unos 30 euros. Esto evitaría el posible incendio de un coche después de su colisión.

Explocontrol evita la oxidación interior de los depósitos, no requiere ningún mantenimiento, es compatible con cualquier tipo de combustible inflamable, ya sea líquido o gaseoso, reduce tan sólo un 1% la capacidad del depósito y no desprende ninguna sustancia tóxica. Se puede incorporar en todo tipo de vehículos coches, motos, aviones, barcos, gasolineras, camiones cisterna, en tanques de combustible para calefacciones y en bombonas de butano o propano.

El espesor de la red es de 0,06 milímetros. En el momento en que se abre aparecen estas celdas hexagonales tridimensionales e irregulares, de tacto muy duro debido a la aleación. Este tipo de estructura permite que no se apelmace el material porque los ángulos nunca coinciden, lo que es de vital importancia. Si se apelmazara se reduciría la superficie de protección dentro del tanque, generándose la explosión.

Lo ideal sería que los coches y las bombonas salieran con el producto integrado de fábrica. Sin embargo, según asegura el propio inventor, los proveedores de gas licuado se muestran reticentes a incluir el producto en odas sus bombonas porque les saldría demasiado caro.

Fuente: ALEJANDRO REGUEIRA GAGO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada