jueves, 11 de junio de 2009

Hormigón flexible y autoreparable

Se ha creado un nuevo tipo de hormigón que se repara sólo cuando aparecen grietas.

Según sus creadores basta con que el agua y el dióxido de carbono hagan su trabajo, no hace falta para nada la intervención humana.

De esta forma, unos cuantos días de lluvia servirían para reparar, por ejemplo, un puente construido con este hormigón.

Esta autoreparación se debe a que el material esta diseñado para doblarse y romperse en líneas irregulares.

El nuevo hormigón se dobla sin romperse. Está protegido con fibras recubiertas que lo mantienen unido, de esta forma puede permanecer intacto con seguridad cuando se deforma hasta un 5 por ciento más de su tamaño inicial. Ni siquiera un gran terremoto ejerce esa presión.

Cuando está expuesto en la superficie de la grietas puede reaccionar con el agua y el dióxido de carbono del aire y formar una fina “cicatriz” blanca de carbonato de calcio. El carbonato de calcio es un compuesto sólido que se encuentra de forma natural en las conchas marinas.

En la actualidad, los constructores refuerzan las estructuras de hormigón con barras de acero para mantener las grietas tan pequeñas como sea posible, pero estas no son lo suficientemente pequeñas como para evitar que el agua o el hielo penetren y dañen ese acero, debilitando la estructura.

Sin embargo este hormigón no necesita el refuerzo de acero para mantener las grietas pequeñas, por lo que la corrosión antes descrita ya no se produce.

Por eso sustancia puede hacer las infraestructuras mucho más seguras y duraderas. Invirtiendo el proceso de desgaste típico por procesos de auto-reparación, el hormigón podría reducir su coste y el impacto que sobre el medio ambiente provoca la elaboración de nuevas estructuras de hormigón.

Fuente: LARA DE DIEGO PANTIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada